El buzón. 

El tintineo del chocar de las llaves delataba el temblor de su mano.

Ni él mismo acertaba a descifrar la mezcla de esperanza y resignación que  abrir esa caja de metal, podía producirle.

Solo aspiraba a que ningún vecino percibiera su encuentro con la prehistoria. Sabía que al coronel nadie le escribía, en aquella novela, pero no quería perjudicar al servicio postal con sus cuitas. Muy al contrario…

Probaría con la mano izquierda a ver si así encontraba la pequeña cerradura de los demonios.

Recordó la escena de aquél hombre encerrado en una cabina telefónica y se preguntó si los sistemas de comunicación ya no le apreciaban.

Pero él tenía recuerdos, aunque débil memoria. No como el ascensor.

Nada, no había manera de abrir ése féretro de facturas. Saldrán las madres a la compra, volverán los niños del colegio, incluso es posible que por fin le traigan a cualquiera el ridículo artefacto que llega de lejos, como si con él, alcanzara un más allá.

Un hombre inmóvil junto a una caja. Hasta ahí había llegado.

No sabía si hacerse un selfie o echar a correr, si pudiera…

Pero no estaba solo. Una pequeña sombra le observaba desde la hojarasca de la planta que decoraba el portal. Ése jersey a rayas le sugería como un pentagrama, voces y canciones y chillidos y carcajadas… que conocía muy bien.

Se sonrieron con el vértigo del paso del tiempo en el pliegue de los labios.

¿Qué había cambiado? ¿Qué se había perdido? ¿Cuál de los sueños aún no despertó?

Alzaron sus hombros en un gesto compartido que conocían sobradamente. Un qué más da, un no se sabe, que siempre les reconciliaba  con esa curiosa sensación de alegría que guardaban como un secreto.

Quien llegó fue el cartero. Aparatoso personaje envuelto en respuestas y oportunidades.

Pero ya no necesitaba rebuscar dentro de ése letrerito con su nombre completo, en letras mayúsculas.

Luis Morales Bellet

Alumno universitario del P.U.M de la U-Vigo campus de Ourense

Ourense a día 17 de marzo de 2020,  2º día de confinamiento.

 

 

A caixa de correo

O toque de chaves que traizoaba o temblor da súa man.

Nin sequera el mesmo foi quen de descifrar a mestura de esperanza e resignación que abrir esa caixa de metal podería producir.

Só esperaba que ningún veciño percibise o seu encontro coa prehistoria. Sabía que ninguén lle escribía ao coronel nesa novela, pero non quería prexudicar o servizo postal cos seus problemas. Todo o contrario…

Trataría coa man esquerda para ver se atopaba o pequeno bloqueo dos demos.

Lembrou a escena dese home pechado nunha cabina de teléfono e preguntouse se os sistemas de comunicación xa non o apreciaban.

Pero tiña memorias, aínda que unha memoria débil. Non como o ascensor.

Nada, non había xeito de abrir ese cadaleito das facturas. As nais irán de compras, os nenos regresarán da escola, incluso é posible que finalmente acheguen a calquera o ridículo artefacto que vén de lonxe, coma se con el, chegase a unha vida máis avanzada.

Un home inmóbil ao lado dunha caixa. Ata ahí chegara.

Non sabía se facerse un “selfie” ou correr, se puidese …

Pero non estaba só. Unha pequena sombra observouno desde a camada das follas da planta que decoraba o portal. Aquel “xersei de raias” suxeríalle un pentagrama, voces e cancións e berros e risas… que sabía moi ben.

Sorrían coa vertixe do paso do tempo no pliegue dos beizos.

Que cambiara? Que se perdeu? Cal dos soños aínda non espertou?

Encolléronse dos ombreiros nun xesto compartido que coñecían demasiado ben. Que diferenza fai, ninguén sabe, que sempre os reconciliara con esa curiosa sensación de ledicia que gardaban como segredo.

Quen chegou foi o carteiro. Personaxe sorprendente envolto en respostas e oportunidades

Pero xa non precisaba buscar ese pequeno cartel co seu nome completo, en maiúsculas.

 

Luis Morales Bellet

Alumno universitario do P.U.M da U-Vigo campus de Ourense

Traducción de

Miguel Ángel Martinez Coello

Responsable de prensa e comunicación de FEGAUS, federación galega de alumnado Universitario de maiores e CAUMAS. Posúe o certificado Celga 4 de Galego pola E.O.I.

Ourense a 17 de marzo de 2020, no 2º día de confinamento.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario