Camino Francés Palas de Reí – Melide.  

Llegamos a Palas y nos repartimos por las distintas cafeterías. Recordar (dice José Antonio) “que todo el mundo sea puntual” “a las 10;15 todos delante del autobús”, como un reloj a la hora acordada estábamos reunidos y comenzamos a caminar girando a la izquierda del Concello por la travesía del Peregrino empedrada de piedra y a pocos metros cruzamos el rio Roxán, seguimos caminando debajo de una bóveda formada por los árboles (no sabíamos todavía que casi toda la etapa iba a ser así) y a esto se unió que era un camino suave sin cuestas apenas, con suaves subidas y bajadas.
A nuestra espalda dejamos un precioso lugar, un molino reconvertido en casa rural en medio de la naturaleza y el rio cercano. Sólo dos compañeros pudieron verlo por suerte y a ellos les agradecemos las fotos que hicieron de su interior y de su entorno. Son rápidos y podían permitirse el lujo de perder unos minutos, pronto nos alcanzaron, a los de la cola claro.
Cruzamos la parroquia de San Sebastián de Carballal y poco después vimos el ábside de San Xulian del Camiño, iglesia románica del siglo XII. Seguimos bajando por una corredoira hasta el
río Pambre y llegamos a Ponte Campaña. Desde allí seguimos por un bosque difícil de describir entre árboles, rocas y ramas retorcidas.
Bajamos hasta cruzar el rego do Vilar, en Porto de Bois y ya subiendo hasta Campanilla que es la última población lucense en el Camino, entramos en la provincia de A Coruña y llegamos a Leboreiro, en la antigüedad se le conocía como campo de liebres, pero debía ser en la antigüedad, no vimos ninguna.

EN PDF TODA LA INFORMACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioPost comment